Ingerencia Militar de EUA en RD

Una Comisión de  la Izquierda Revolucionaria-IR, coalición integrada por el Movimiento Popular Dominicano-MPD, la Fuerza Popular Duartiana, la Liga Socialista de los Trabajadores- LCT-CURR, el Frente Popular Aniana Vargas-FEPAV, el FALPO, FELABEL y el Movimiento Caamañista-MC, depositó hoy en la mañana en el Palacio Nacional una carta dirigida al presidente Danilo Medina referida a la presencia directa y  presiones militares de EEUU en el contexto del actual deterioro institucional y degradación del sistema electoral y de partidos.

IR se refiere a las unidades militares del Comando Sur del PENTÁGONO establecidas en Nagua bajo el manto de la Operación Nuevo Horizonte y al barco estadounidense que llega hoy a puerto dominicano con unidades policiales que permanecerían hasta el próximo martes 17 para eventualmente volver si hay segunda vuelta; ambas autorizadas por Medina.

La agrupación de las izquierdas advierte sobre la gravedad de esos hechos “en un momento en que el Departamento de Estado y el Pentágono no esconden su decisión de “custodiar” en detalle el proceso de re-colonización en esta isla, recurriendo incluso en esos días de elecciones a un incremento de su injerencia militar y política en la parte dominicana, mientras la caotizada parte haitiana sigue ocupada por sus tropas interventoras bajo el manto de la ONU”.

Igualmente, al abordar el momento actual, la IR sostiene  que “el deterioro de las instituciones y la degradación de este proceso camino a las votaciones han dado varios saltos negativos que descalifican aun más la pregonada existencia de un sistema democrático y la posibilidad de unos comicios mediamente libres” y al mismo tiempo denuncia que la soberanía del país sigue siendo aplastada “con la anuencia del gobierno y el silencio y/o la complicidad de la oposición electoralista”, que obvia esas graves injerencias militares imperialistas.

IR sustenta que la “descomposición tanto del sistema tradicional de partidos como de los mecanismos electorales se ha evidenciado en grados sin precedentes, llegando la JCE  al extremo de violar su propia ley, resistiéndose a transparentar sus operaciones y procedimientos, colocándose abiertamente del lado del PLD y contra una oposición también conservadora, cuyos jefes han tardado  en reaccionar frente a la trampa orquestada desde hace varios años y solo lo han hecho recientemente con muchas insuficiencias”.

Finalmente, en su carta al mandatario,  la IR  -a la vez  de de sustentar su decisión de no concurrir a las votaciones del domingo y exhortar a los sectores más conscientes de la sociedad a no votar- da constancia además de su determinación de “enfrentar sus nefastos resultados, asumiendo desde ahora la pertinencia de una Constituyente Popular y Soberana, que desmonte este régimen insoportable y posibilite rescatar la soberanía del país, refundar las instituciones y transformar democráticamente nuestra sociedad.